“hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo”

Efesios 4:15

 

 

“Lo que más anhelo de mi presidente”, dijo un ciudadano, “es que cuando diga “no lo hice”, no lo haya hecho, y que cuando diga “lo hice”, lo hizo”. ¿Quién puede estar en desacuerdo con esto? La integridad y la honradez en el hablar son cosas esenciales. La confianza no se puede establecer sin ella, tampoco puede una organización o una nación perdurar sin ella. Es posible que una mentira grande obtenga algo, y aun que perdure por un tiempo, pero finalmente la verdad prevalecerá.

 

 

Sin embargo, no somos simplemente amonestados por Pablo a que hablemos la verdad. Se nos anima a que la hablemos en amor. Nuestro llamamiento es para que reflejemos nuestra relaciòn con Dios. Estamos unidos a él, y él mora en nosotros. Por lo tanto, nuestro hablar ha de reflejar su verdad, siempre con integridad y con amor.

 

Paul Talbot

 

¡Esto es mejor que una advertencia! Fluye de la relación creada por Cristo, en la cual nuestro hablar sin amor ha sido perdonado, junto con nuestra falta d

e integridad. Ahora, restaurados, somos habilitados por el mismo Jesucristo para hablar con honradez y amor.

 

 

Padre, colma mi hablar con verdad y amor por el poder de Jesús. Amén